2014 y qué nos espera en 2015

Las perspectivas para el nuevo año

El resumen de 2014. Otro año ha terminado en los mercados internacionales y, en muchos sentidos, este 2014 ha sido muy positivo. Por supuesto, hubo algunos contratiempos durante el año, cancelaciones temporales, crisis locales. Pero en general, los bonos y las acciones se comportaron bien en promedio.

El mercado de bonos

Los bonos en 2014 disfrutaron de una nueva caída de la tasa, que invirtió la tendencia en 2013. Los niveles iniciales de rendimiento ya eran bajos, pero esto no impidió que siguieran bajando. En un momento dado, el grupo alemán de 10 años de edad fue capaz de rendir menos del 1%. En los plazos ajustados, los rendimientos fueron incluso negativos.

Por supuesto, estoy hablando de Europa, donde la crisis económica ha llevado a una situación de casi deflación. En el dólar, las tasas son un poco más altas, aunque no excesivamente. Los EE.UU. están experimentando un buen crecimiento económico y esto también está llevando a una cierta inflación. El resultado es que las tasas están unos puntos por encima del nivel europeo.

La Bolsa de Valores

Los mercados de valores también fueron bastante bien. Digo suficiente porque Europa todavía es débil. El índice DJ Eurostoxx50 regresó, incluyendo los dividendos, alrededor del 4%. No está mal, pero definitivamente nada emocionante. Los bonos, por ejemplo, habrían pagado más. Sin embargo, si nos trasladamos de Europa a los EE.UU., las cosas cambian considerablemente.

De hecho, los EE.UU., con el rendimiento medido por el índice S&P500, regresó casi el 30%. Gran parte del mérito de este resultado se debe a la fortaleza del dólar, que ha amplificado un rendimiento que ya es de dos dígitos y superior al de Europa. El Índice Mundial del MSCI también tuvo un buen desempeño. En el frente de los mercados emergentes, la situación era más contrastada, pero muchos índices «pesados» como el chino lo hicieron bastante bien, especialmente en la última parte del año.

Otras tendencias

Como ya he anunciado, 2014 fue definitivamente el año del dólar, que está creciendo bien frente al euro. En la última parte del año también se produjo la caída del precio del petróleo, que ha vuelto a niveles históricos muy bajos. Niveles que no se habían visto, de forma estable, desde la primera parte de la última década.

Perspectivas para 2015

En resumen, podemos decir que el año 2014 ha sido muy positivo. ¿Y ahora qué podemos esperar para el 2015? Bueno, el punto de partida parece bueno y debería, sobre el papel, garantizar un 2015, si no excepcional, todavía bueno y con pocos riesgos.

De hecho, los EE.UU. están creciendo bien, en China hay signos de aceleración, Europa también debería mejorar un poco. Las tarifas son bajas, la energía probablemente costará menos debido al bajo precio del petróleo. Por supuesto, también hay amenazas.

La primera es la geopolítica, es decir, tendremos que ver cómo van las cosas en el contexto de la crisis entre Rusia y Occidente. La segunda es que la FED podría empezar a subir las tasas. Si eso sucede, tendremos que ver si el BCE puede tomar su lugar con una política aún más expansiva.

Por último, la tercera amenaza que debe ser reportada es que las valoraciones en los EE.UU. están empezando a ser bastante altas. No fuera de todos los límites, no a los niveles de finales del decenio de 1990, por ejemplo. Sin embargo, con un P/E de 20 estamos muy por encima de la media histórica, por lo que no creo que podamos esperar una gran expansión del múltiplo.

En Europa, sin embargo, los múltiplos son menores y quién sabe, tal vez no comience una rotación geográfica a favor de nuestro continente. Por supuesto, todos nuestros suscriptores de los servicios de Trend and Investment y Growth & Yield Strategies seguirán estando protegidos en cada situación del mercado, como lo han estado en el pasado.